3 de mayo de 2009

*La alquimia de las circunstancias: del honorable guerrero samurai al mafioso yakuza.


Hace unos días, en el último post, acabamos encontrando algunas curiosas conexiones históricas a los Ángeles del Infierno, que andan ahora mismo de actualidad por estos contornos, obligados a salir del oscuro Hades de sus negocios subterráneos. Descabalgados de sus vistosas motocicletas pudimos establecer relaciones históricas poco evidentes a cuenta de la inadaptación a la sociedad en tiempos de paz de los combatientes desmovilizados.
Para centrar brevemente el problema, esta vez recurro a la figura de Erich Fromm y cito de su –imprescindible- Psicoanálisis de la sociedad contemporánea:
Los individuos de una sociedad…, tienen que funcionar en el sentido requerido por el sistema social. […] la función del carácter social consiste en moldear y canalizar la energía humana dentro de una sociedad determinada a fin de que pueda seguir funcionando aquella sociedad.”
Podemos añadir que las sociedades no son inamovibles: evolucionan y cambian a lo largo del tiempo. Por eso algunos grupos sociales, muy adaptados a un determinado tipo de sociedad y cuyas habilidades y aptitudes fueron bien apreciadas en una época y/o en unas determinadas circunstancias, pueden llegar a quedar fuera de juego. Y por lo tanto, saltar de la épica caballeresca a estar literalmente fuera de la ley.
En general, acostumbra a sucederles esto a los veteranos de guerra una vez que esta concluye. Sobre todo cuanto más largo es el conflicto. En mi opinión, el mejor ejemplo de todo esto lo encontramos en el periplo histórico de los mismísimos samuráis japoneses.


LAS TRES FASES DE SU HISTORIA
Su presencia como guerreros de élite al servicio de sus señores –los daimyo-, define largos periodos de la Historia de Japón desde el siglo III de nuestra era. Sin embargo, su época de oro abarca desde el siglo XII hasta el siglo XVII.
El Japón medieval, fraccionado en pequeños feudos y en permanente estado de guerra civil, aupó a estos especialistas en el arte de la guerra, a las más altas instancias del poder, instaurando una serie de dictaduras militares, los shogunatos, cuyo poderío llegó a relegar el del propio Emperador. La última dinastía de shogunes –el poderoso clan Tokugawa-, conseguiría finalmente la unificación política y la paz entre los grandes señores, imponiéndose al resto de los clanes en el siglo XVII.


Paradójicamente, esta gran victoria sería el principio del fin de los samuráis. Desde ese momento los guerreros samuráis que paradójicamente habían sido el instrumento para conseguir el poder, pasarían a ser progresivamente cada vez más un estorbo y muchos, sobre todo los pertenecientes a los clanes derrotados, serían licenciados.
Puestos literalmente a las puertas de los castillos donde habían servido durante generaciones, acabarían convertidos en ronins, samuráis sin señor, obligados a llevar desde aquel momento una vida errante convertidos en espadachines de alquiler, buscavidas desempeñando mil oficios al filo de la ley.
Con el tiempo, perdidos definitivamente los escrúpulos, algunos acabarían formando bandas organizadas de delincuentes, que serían conocidas con el nombre de yakuzas: la peculiar y poderosa mafia japonesa.
El final definitivo de su historia como clase social llegó con el advenimiento de la Era Meiji y el fin del shogunato en el siglo XIX. Liquidados todos sus privilegios, incluso su peculiar tonsura, el chonmage, quedaría proscrita (*). Ante la presión de las potencias occidentales, Japón se modernizaba por decreto, y los samuráis, fosilizados caballeros del pasado medieval, iban a ser reemplazados por soldados, que como todos sabemos hoy, acabarían siendo proyectados al exterior como un tsunami, por el Imperio del Sol Naciente.
Ahora, sí, ya eran modernos, pero también ferozmente militaristas, fieles también a sus tradiciones. Habían copiado y hasta perfeccionado lo mejor y lo peor de nosotros, así que, ¡cuidado con lo que deseas!


De un modo o de otro, como samuráis, ronins o yakuzas, expertos en el arte de matar y sobre todo de morir, estos personajes han inspirado innumerables películas. Y como una imagen dice más que las quinientas palabras de media que suelo emplear en mis posts, os he traído aquí, como ejemplo, cuatro trailers de películas que muestran las tres fases de la transmutación inversa desde el dorado caballero, al oscuro ratero.
Las circunstancias lo son todo. ¡Sayonara!


¡SAMURÁIS!
Ran (1985), de Akira Kurosawa. En todo su apogeo:


¡RONINS!
Zatoichi (2003), de Takeshi Kitano.
Original película sobre un ronin ciego de finales del s.XIX, que lleva una vida errante, trabajando como masajista, pero que resulta ser un soberbio espadachín:


y por último ¡Yakuzas!
De esta fase os pongo dos trailers, el de Black Rain (1989) de Riddley Scott y con música de Hans Zimmer, fue lo primero que me vino a la mente:


Pero buscando algo más concreto, acabé descubriendo una causalidad curiosa: el actor que hace de policía japonés en esta película -Ken Takakura-, es el mismo que protagonizó Yakuza en 1974, una soberbia película, que había visto aunque tenía olvidada:


¡Las causalidades lo son todo!

Para saber más (y mejor):
*Yakuzas, mafia japonesa, http://www.taringa.net/posts/info/966681/Yakuzas,-mafia-japonesa.html 
*Shogunato Tokugawa, http://es.wikipedia.org/wiki/Clan_Tokugawa 
*El libro de los cinco anillos (o de las cinco esferas), de Miyamoto Musashi, obra clásica del bushido, escrita por el más famosos ronin de todos los tiempos.

(*) Sobre la prohibición del chonmage tenemos un curioso testimonio de primera mano en el libro de Gichin Funakoshi, Karate-do, mi camino: el fundador del kárate moderno, se tuvo que cortar su preciada coleta de samurai para poder ingresar en el cuerpo de maestros de escuela.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.
Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
Soy el webmaster de publizida.es

Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

Y lo mas importante...
darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.


Si te interesa puedes darte de alta

ALTA DIRECTORIO DE BLOGSo visitanos en ......

DIRECTORIO DE BLOGSHTTP://PUBLIZIDA.ES


Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

Un saludo.

DAVID T.
Webmaster de Publizida.es

Minerva dijo...

Me hubiera gustado pasar antes pero últimamente he tenido el tiempo muy apretado :)

Muy buen recuento de la transformación de Samurai a Yakuza!. Demás está decir que prefiero a los samurai, jajaja, me gustan varios de los principios que formaban parte de su conducta, bien que se podrían imitar más a menudo en nuestras sociedades.

Un saludo!